CRÓNICAS DE VIDAS ESPIADAS

EDUARDO BRITOS

MEDIDAS: 15 X 23

ISBN: 978-987-1901-29-6

PÁGINAS: 116 

 

El Narrador despierta, sobresaltado. Un nombre lo persigue. ¿Quién es? ¿De dónde lo conozco?, se pregunta. El Narrador no sabe. Apareció de pronto, se metió en su cabeza. El Narrador mira sus escritos y se interroga. ¿De dónde vienen esos relatos? ¿Alguien se los contó? Tal vez. ¿O forman parte de su propia vida? De ninguna manera, o quizás sí. Relee las historias escritas, ¿de dónde salen esos nombres? No los conoce, aunque les resulten familiares. Si existieran, ¿qué sabe de sus vidas? Sólo un corte, un sesgo parcial, como todo sesgo. Es que el Narrador no sabe por sí mismo, sino por lo que sus crónicas relatan. Es un espía de la vida de los otros. Se asoma a la vida de sus personajes y los espía. El Narrador nunca antes había pensado en eso. Se sienta ante su computadora con el texto en blanco. Intenta recordar el nombre que le hizo perder el sueño. Mira las hojas desordenadas de sus anteriores crónicas, de otras vidas espiadas. Sin saber siquiera hacia dónde va el Narrador comienza a escribir.

 

CRÓNICAS DE VIDAS ESPIADAS

$1.000,00
CRÓNICAS DE VIDAS ESPIADAS $1.000,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Gogol ediciones Santiago del Estero 2380 - 9º piso. Mar del Plata - Horarios de Lunes a Viernes de 10 a 16 hs.

    Gratis

CRÓNICAS DE VIDAS ESPIADAS

EDUARDO BRITOS

MEDIDAS: 15 X 23

ISBN: 978-987-1901-29-6

PÁGINAS: 116 

 

El Narrador despierta, sobresaltado. Un nombre lo persigue. ¿Quién es? ¿De dónde lo conozco?, se pregunta. El Narrador no sabe. Apareció de pronto, se metió en su cabeza. El Narrador mira sus escritos y se interroga. ¿De dónde vienen esos relatos? ¿Alguien se los contó? Tal vez. ¿O forman parte de su propia vida? De ninguna manera, o quizás sí. Relee las historias escritas, ¿de dónde salen esos nombres? No los conoce, aunque les resulten familiares. Si existieran, ¿qué sabe de sus vidas? Sólo un corte, un sesgo parcial, como todo sesgo. Es que el Narrador no sabe por sí mismo, sino por lo que sus crónicas relatan. Es un espía de la vida de los otros. Se asoma a la vida de sus personajes y los espía. El Narrador nunca antes había pensado en eso. Se sienta ante su computadora con el texto en blanco. Intenta recordar el nombre que le hizo perder el sueño. Mira las hojas desordenadas de sus anteriores crónicas, de otras vidas espiadas. Sin saber siquiera hacia dónde va el Narrador comienza a escribir.